¿Qué es el Boxeo?



El Boxeo es una prueba atlética entre dos personas, en la cual cada una intenta golpear con sus puños a la otra. Un combate de boxeo se desarrolla bajo unas reglas establecidas y cuenta con un árbitro, jueces y un cronometrador. El primer objetivo de cada participante es pegar puñetazos en el rostro y el torso de su oponente, de forma que le cause una caída y deje al contrincante incapaz de volver a ponerse en pie y defenderse antes de transcurrir diez segundos. Muchos combates se deciden por puntos.

Existen en el mundo distintos sistemas de puntuación. Durante muchos años el boxeo profesional británico ha utilizado el sistema de cinco puntos, pero en 1973 adoptaron el de diez puntos que es el más utilizado en el mundo. Al mejor boxeador se le conceden diez puntos en cada asalto; si son valorados de igual manera se les da el máximo a los dos. Un boxeador que pierde un asalto consigue unos ocho o nueve puntos. Éstos se consiguen por conectar golpes limpios con la zona de los nudillos del guante, lanzado con el puño cerrado a cualquier parte frontal o lateral de la cabeza o del cuerpo por encima del cinturón; por un buen trabajo defensivo en la guardia, por esquivar y por zafarse.

Cuando ambos contendientes están igualados en todo lo anterior, la puntuación máxima se le concede al más agresivo o al que muestre mejor técnica.

En su origen se usó el término prizefighting ('lucha por el premio') cuando se hacía una apuesta de dinero, pero el término boxeo profesional tiene ahora el mismo significado. El boxeo amateur se refiere a combates en los que no hay dinero en la apuesta. El término pugilismo (en latín púgil, que significa 'un boxeador') se usa a veces para referirse a este deporte.


Historia del boxeo

Entre los deportes que se practicaban en la antigua Grecia, en los Juegos Olímpicos, estaba el boxeo. Desde sus orígenes fue un deporte popular. En Roma, los contendientes usaban los cestus, protectores metálicos para las manos, tachonado de clavos con el que llegaban hasta a matar a sus contendientes.

La lucha y el boxeo son dos de los deportes más antiguos, y hay registros que se remontan al cuarto milenio antes de Cristo, en Egipto y Oriente. Los primeros datos de una pelea de boxeo en los tiempos modernos, se ubica en Inglaterra en 1681: el Duque de Albermarle organizó un combate entre su mayordomo y su carnicero. Ya en el siglo XVIII se lucha por dinero (en esa época sin guantes) y los espectadores hacen apuestas.

El primer campeón de los pesos pesados fue el inglés James Figg, en 1719. El primer reglamento fue formulado en 1743 por el campeón John Broughton. Luego fueron modificados y cambiados. En 1865, se comienza a aplicar la reglamentación redactada por el marqués de Queensberry y ha permanecido hasta la actualidad.

El último campeón de los pesos pesados con los puños desnudos fue el estadounidense John L. Sullivan, quien peleó y ganó el último combate autorizado de este tipo en 1889 contra Jake Kilrain.

Bajo las reglas de Queensberry, cuando tuvo que usar guantes, Sullivan perdió el campeonato de los pesos pesados siendo derrotado por James Corbett, en Nueva Orleans (Luisiana) el 7 de septiembre de 1892.


Boxeo profesional

En el siglo XX el boxeo profesional ha sido objeto de un mayor control por organismos nacionales e internacionales, estableciendo especificaciones por ejemplo para la construcción del ring que debe tener de 4,9 a 6,1 m; un peso mínimo para los guantes acolchados de 170 a 227 g; un número máximo de asaltos (normalmente doce en combates por campeonatos); especificaciones sobre la conducta de los árbitros y los jueces; definiciones y penalizaciones de faltas y sistemas de puntuación para decidir el vencedor de los combates que no acaben por fuera de combate (knockout o K.O.).

Los códigos definen también los motivos por los que un combate debe ser detenido por el árbitro para prevenir lesiones graves a los contendientes que no han sido noqueados pero ya no pueden defenderse por sí mismos. Esta decisión está considerada en los registros oficiales como un K.O. y no como se entiende a menudo como un knockout técnico (TKO) que ocurre cuando un boxeador no es capaz de acudir a la llamada de la campana para el siguiente asalto y reanudar la pelea. El combate se considera entonces terminado.

Aunque existen 17 categorías reconocidas de pesos, la mayoría de los boxeadores profesionales compiten sólo en ocho de ellas. Estas clases con su peso máximo son: mosca, 50,7 kg; gallo, 53,5 kg; pluma, 57,1 kg; ligero, 61,2 kg; welter, 66,6 kg; medio, 72,6 kg; semipesado, 79,4 kg; crucero, 88,5 kg y pesado, 91 kg y superiores.
eces campeón del mundo de los pesos pluma.