Extreme Games: sólo para valientes


Parecen fáciles de practicar, pero en realidad hay que tener sangre fría para realizarlos. Andar en bicicleta por la Alameda parece un juego de niños al lado de los arriesgados que se atreven a desafiar la altura y la velocidad pendientes solo de una cuerda.

 


Restricciones

Saltar 35 metros en caída libre, lanzarse a 100 kilómetros por hora, girar rápidamente y perder la noción del espacio, rebotar y brincar al vacío. Marearse, gritar, sentir la ingravidez, experimentar la adrenalina del riesgo. Definitivamente los juegos extremos como, el jumping, el swing y el tradicional bungee están hechos para aquellos que no sufren de vértigo y que dejaron de encontrar entretenidas las tardes frente al televisor.

Son deportes individuales donde la única destreza que hay que poseer es la osadía y la valentía. Los juegos extremos están pensados para quienes disfrutan de las aventuras y el riesgo al aire libre. En pocos segundos parece que el mundo se nos da vuelta y nos percatamos que no hemos experimentado nada más espectacular.

En un comienzo el deporte comenzó como una necesidad de interacción social y ahora, con la tecnología, las prácticas deportivas se han ido especializando y creando necesidades hasta hace poco no consideradas. Ya casi afines del siglo XX, específicamente la década de los '90, los deportistas fueron buscando nuevas alternativas y desafíos.

Con esa idea nació el concepto de "juegos extremos". Fue nuevamente, Estados Unidos la cuna de la mayoría de ellos. Los “juegos extremos” son una especie de respuesta a la tendencia de modificar los deportes convencionales y llevarlos al límite de sus posibilidades, convirtiéndolos en disciplinas catalogadas como riesgosas, que desafían el instinto de sobrevivencia del ser humano.

En Chile son cada día más los cultores que desean vivir un instante extremo.



¿Qué deportes habrá en pocos años?. ¿Qué sorpresas nos traerá este nuevo siglo?