Ulcera péptica

¿QUÉ ES?

Todo el aparato digestivo está recubierto interiormente por una capa denominada mucosa. La mucosa ubicada en el estómago y el duodeno tiene una resistencia especial, debido a su contacto con sustancias altamente corrosivas como son:

el ácido,
la pepsina,
enzimas pancreáticas y
la bilis;
encargados de descomponer los alimentos ingeridos en sus principios básicos para que puedan ser absorbidos por la sangre y utilizados como nutrientes por los distintos tejidos de nuestro organismo.
Cuando por una u otra circunstancia esta mucosa se lesiona, hablamos de úlcera péptica que, según afecte al estómago o duodeno, se denominará respectivamente úlcera gástrica o úlcera duodenal.

Esta úlcera es una herida más o menos grande que produce una solución de continuidad de la mucosa. En ocasiones no llega a producirse una verdadera herida sino que lo que aparece es una erosión superficial acompañada de una inflamación: entonces estaremos ante una gastritis o una duodenitis, dependiendo de su localización.

CAUSAS

La demostración reciente de la relación de la úlcera péptica con la infección gástrica por una bacteria flagelada denominada HELICOBACTER PYLORI ha revolucionado la concepción de la enfermedad, su diagnóstico y tratamiento, aunque no todas las ulceraciones gastroduodenales son debidas a dicha infección (ni todos los infectados por esta bacteria presentan úlceras pépticas).

En condiciones normales existe un equilibrio entre los factores agresivos (ácido, pepsina) y la resistencia de la mucosa para protegerse, mediante la secreción de moco gástrico de su acción irritante. Este equilibrio puede romperse por las siguientes razones:

Un debilitamiento de la mucosa o sus defensas, debido a determinadas sustancias como pueden ser el alcohol, medicamentos antinflamatorios, aspirina, o paso del contenido duodenal retrógradamente hasta el estómago.
Un aumento en la secreción de ácido o pepsina. La primera suele originar úlceras de estómago y la segunda de duodeno.


SINTOMAS

Clásicamente los síntomas son estacionales, empeorando en otoño y sobretodo en primavera, para aliviarse o desaparecer en verano e invierno.
Por lo general, cuando la úlcera se ha instaurado, el sujeto presenta un dolor que se localiza en la parte alta del abdomen y que guarda un ritmo relacionado con las comidas (clásicamente, aunque no es infalible, se decía que la úlcera de estómago duele con éste vacío y calma al comer, mientras que la úlcera duodenal presenta una relación inversa).
Es un dolor molesto y en general cambia el humor del paciente a la vez que empeora con los estados de ansiedad.
Este dolor se acompaña de náuseas y ardor.
En ocasiones, provoca hemorragias de mayor o menor intensidad que mancharán las heces de negro o se expulsarán con el vómito.
Sin embargo, aunque el dolor es un síntoma muy habitual, puede ser debido a otras patologías o presentarse una úlcera en personas que no experimentan el dolor.
Esto último ocurre en ancianos y en aquellas úlceras relacionadas con la ingesta de analgésicos que lo enmascaran.

FACTORES DE RIESGO

Alimentación pesada o picante.
Gastritis no tratadas.
Tabaquismo.
Estrés y preocupaciones.
Enfermedades graves que producen un importante estrés fisiológico, como infecciones de la sangre o quemaduras extensas.
Trastornos de la actividad intestinal.
Medicamentos que lesionan la mucosa gástrica, sobre todo los antinflamatorios, tanto no esteroides (aspirina, diclofenaco, oxicam, etc.) como esteroides (cortisona y derivados.)

PREVENCION

Evitar la ingesta de los alimentos que provocan los síntomas y las comidas demasiado copiosas.
Evitar la toma de medicamentos antinflamatorios, o proteger al estómago si estos son imprescindibles; sobre todo en las personas predispuestas.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

DIAGNÓSTICO
El diagnóstico será emitido por el médico y será realizado a través de un estudio gastroduodenal. Así, el paciente ingiere una papilla con un contraste que se hará visible en las radiografías el estómago y el duodeno, proporcionando una imagen de molde en la que se verá la úlcera.
Actualmente, se usa sobre todo la gastroscopia: se introduce a través de la boca un tubo (de fibra óptica) del grosor de un dedo, que nos proporciona una imagen directa del estado de la mucosa, del estómago y del duodeno.
Tiene la ventaja de ser más fiable y nos deja tomar muestras de la lesión y ver si se trata de una gastritis, o un cáncer (que presenta imágenes similares radiográficamente). Además permite confirmar o descartar la presencia de una infección por Helicobacter Pylori, de gran importancia cara al tratamiento.

TRATAMIENTO
El tratamiento de elección dependerá de la existencia de infección por Helcobacter Pylori o no.

Si hay una infección, el tratamiento irá dirigido a eliminarla, mediante la administración durante dos semanas de una combinación de antibióticos y fármacos antisecretores gástricos.
Una vez finalizado, deberá comprobarse, mediante una sencilla prueba en el aliento (prueba que no puede emplearse para el diagnóstico inicial, al no ser demasiado precisa), que se ha erradicado la bacteria:

Si esto se consigue, la mayoría de las úlceras curan definitivamente.
Si no se consigue, debe intentarse otra tanda de tratamiento, quizás con otra combinación de antibióticos.
Si no hay infección, el tratamiento de posibles factores causales (toma de antinflamatorios, estrés fisiológico o psíquico,...) y la administración de fármacos antisecretores suele controlar los síntomas en pocas semanas, aunque en este caso no se puede asegurar la curación definitiva.
En ocasiones, la úlcera puede provocar cuadros de mayor gravedad y complicaciones que nos harán recurrir a la cirugía.
En la actualidad se utiliza

POSIBLES COMPLICACIONES

Las dos complicaciones más graves de la úlcera derivan de su carácter de herida:

Si ésta alcanza un vaso sanguíneo pueden sangrar, a veces de forma muy importante, poniendo incluso la vida en peligro.
Si llega a atravesar el estómago, el contenido del mismo puede desparramarse en la cavidad abdominal, situación gravísima, o digerir los órganos con los que contacta, provocando pancreatitis, pseudoquistes pancreáticos, fístulas gastrocólicas (comunicación entre el estómago y el intestino grueso), ...
La úlcera perforada puede conducir a la muerte si no se actúa quirúrgicamente a tiempo.

PRONOSTICO

Si se consigue erradicar el Helicobacter Pylori, se puede asegurar la curación definitiva en la mayoría de los casos.
En los casos que no se deben a dicha infección, el tratamiento descrito permite un control muy eficaz de la enfermedad.


Uñas astilladas

¿QUÉ ES?


Astillamiento de las uñas de pies y manos, aparece en ambos sexos, a cualquier edad.

CAUSAS

Cicatrices formadas por lesiones al lecho ungueal (a veces).
Antecedentes familiares de uñas astilladas.
En general, desconocidas.

SINTOMAS

Resquebrajamiento indoloro de la uña.
Las grietas pueden ser paralelas al dedo o pueden desprenderse capas de las uñas.

FACTORES DE RIESGO

La edad.

PREVENCION

Proteja las uñas de traumatismos, como la irritación excesiva provocada por el agua y el jabón.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

DIAGNÓSTICO:
Mediante la observación.
Le pueden realizar análisis, en los casos dudosos, para descartar deficiencias en hierro, cálcio o vitaminas.

TRATAMIENTO:
Medidas generales
Aplique múltiples capas de esmalte de uñas transparente para unir y reforzar las grietas y fisuras. Ello proporciona a las uñas un escudo protector. Los esmaltes que contienen fibras de nylon reforzarán las uñas.
No se quite el esmalte muy a menudo. Los quitaesmaltes tienen un efecto desecante y pueden empeorar el resquebrajamiento. En su lugar, arregle el esmalte con retoques.
Pegue uñas postizas a las uñas agrietadas.
Para efectuar los trabajos caseros, lleve guantes de goma forrados de tela de algodón.
Use crema para las manos con frecuencia. Frótela alrededor de las uñas para que entre en la piel.

Medicación
No suele ser necesaria.

Actividad
Sin restricciones.
Proteja las uñas ante cualquier actividad que las pueda lesionar.

Dieta
No se precisa ninguna en especial.
Aunque popularmente se hayan aconsejado muchas, ninguna ha demostrado afectar positivamente a la enfermedad.

Avise a su medico si
El resquebrajamiento de las uñas es tan severo que se ha convertido en un problema.

POSIBLES COMPLICACIONES

No son de esperar.


PRONOSTICO

A veces persiste durante mucho tiempo, en otras ocasiones mejora lentamente.


Uretritis no gonoccocica (UNG)

¿QUÉ ES?

Infección de la uretra del varón similar a la gonorrea pero producida por otros organismos.
Es una enfermedad habitualmente de transmisión sexual, aunque puede transmitirse verticalmente (de madre a hijo durante el parto) o a través de manipulaciones como el sondaje urinario.
Es tan frecuente en hombres como en mujeres, pero por cuestiones anatómicas, se diagnostica más frecuentemente en hombres.

CAUSAS

La infección de la uretra masculina por varios tipos distintos de gérmenes, pero el más común y grave es la Chlamydia trachomatis, aunque también pueden producirla:

Ureaplasma Urealiticum
Haemophilus vaginalis
Mycoplasma genitalium
Adenovirus y ,más raramente,
Trichomonas vaginalis y
Herpes virus simplex tipo II

SINTOMAS

En el hombre:

Supuración por el pene
Sensación de quemazón o dolor al orinar
Picor, irritación o incomodidad peneana
A veces, manchado de la ropa interior.
En la mujer:
Los gérmenes causantes de la UNG pueden producir síntomas uretrales (picor o quemazón al orinar), pero más frecuentemente provocan
Infecciones purulentas del cérvix (indoloras) o
Vaginitis (que pueden cursar con dispareunia; dolor durante el coito y flujo vaginal), o
Pueden ser completamente asintomáticas.
En el feto pueden provocar infecciones de ojos, oidos y pulmones, pero no se asocian con malformaciones como la rubeola, la toxoplasmosis o la sífilis.

FACTORES DE RIESGO

Relaciones sexuales promiscuas.
Relaciones sexuales comerciales.
Relaciones sexuales sin protección.

PREVENCION

Evite las situaciones de riesgo.
Emplee métodos de barrera para evitar el contagio de las ETS.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

DIAGNÓSTICO:
En los varones la clínica lleva al diagnóstico de uretritis, escartando la gonoccocia se llega al diagnóstico de UNG.
En las mujeres el diagnóstico suele realizarse durante la búsqueda de contactos de un varón afectado, o por la presencia de flujo vaginal.

TRATAMIENTO:
El tratamiento es médico mediante antibióticos.

Medidas generales
Tome toda la medicación, aunque desaparezcan los síntomas.
Informe a todos sus compañeros sexuales para que sean tratados.
No tenga relaciones sexuales sin protección hasta que esté curado.

Medicación
Su médico le tratará con antibióticos. Adviertale si es posible que esté embarazada; algunos de los antibióticos empleados pueden dañar al feto, pero se pueden cambiar por otros.
Tome todo el tratamiento, aunque ya no tenga síntomas.

Actividad
No tenga relaciones sexuales sin protección hasta que esté curado.

Dieta
No es precisa ninguna dieta especial.

Avise a su medico si
Los síntomas persisten pese al tratamiento o vuelven a aparecer tras acabar el tratamiento.

POSIBLES COMPLICACIONES

Las infecciones no tratadas (sobre todo por chlamydias) pueden extenderse a otros órganos como;

En el varón:
Epididimitis (cordón tras los testículos), que puede acabar provocando una esterilidad,
Síndrome de Reiter (una artritis reactiva con afectación mucosa y ocular),
Conjuntivitis o
Lesiones cutáneas.
En la mujer:
Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI), que puede provocar embarazos tubáricos o esterilidad,
Dolor pélvico crónico o
Abortos expontáneos.
La conjuntivitis en el recién nacido producida por las Chlamydias (tracoma) puede acabar en la pérdida del ojo.

PRONOSTICO

A veces son difíciles de tratar, por lo que los tratamientos deben seguirse durante todo el tiempo indicado por el médico.
No son enfermedades mortales o invalidantes, pero pueden provocar esterilidad definitiva.


Uveitis

¿QUÉ ES?

Inflamación de los tejidos que sostienen el iris (el anillo de tejido coloreado alrededor de la pupila del ojo), conformando la cámara anterior del ojo (entre la córnea y el cristalino).
Puede confundirse con la conjuntivitis.

Edad
Afecta a ambos sexos, sobre todo entre los 20 y 60 años.

CAUSAS

Infección que se extiende al ojo desde otras partes del cuerpo.
Las más comunes incluyen:
Toxoplasmosis.
Tuberculosis.
Histoplasmosis.
Sífilis.
Víricas.
Inflamaciones sin infección, como:
Sarcoidosis.
Herida en el ojo.
Reacciones autoinmunes.
Enfermedad de Reiter.
Síndrome de Behçet.
En muchos casos, desconocidas.


SINTOMAS

Uveitis aguda o de aparición repentina:
Dolor ocular severo.
Fotofobia (sensibilidad a la luz).
Enrojecimiento del ojo.
A veces, pupila más pequeña en el ojo afectado.
Lagrimeo.
Visión borrosa.
Depósito blanquecino en la zona más declive de la cámara anterior (pus).

Uveitis de aparición gradual:
Dolor ocular.
Fotofobia.
Manchas flotantes en el campo de visión.
Visión borrosa.
Depósito blanquecino en la zona más declive de la cámara anterior (pus).

FACTORES DE RIESGO

En las formas sin infección:
Artritis reumatoide.
Colitis ulcerosa.

PREVENCION

Para las inflamatorias no hay prevención.
Para las infecciosas, la prevención y tratamiento precoces de la infección correspondiente.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

DIAGNÓSTICO:
Historial y reconocimiento físico por un médico (oftalmólogo).
Análisis de sangre.

TRATAMIENTO:
Médico, preferiblemente por un oftalmólogo.

Medidas generales
Hasta que se haya completado el tratamiento, lleve gafas oscuras, incluso en interiores.

Medicación
Su oftalmólogo puede recetarle:

Gotas oculares (midriáticas) que dilatan la pupila y previenen las cicatrices. Es posible que tenga que usarlas durante largo tiempo. Pregunte a su médico cómo ponérselas correctamente.

Drogas orales con corticoides o gotas oculares con estos, para reducir la inflamación. Hable con su médico de los efectos secundarios de las drogas con corticoides.

Actividad
Permanezca en cama hasta que remitan los síntomas (de 1 a 2 semanas).

Dieta
No hay dieta especial.

Avise a su medico si
Experimenta cualquier cambio en la visión.
Aparecen síntomas nuevos inexplicables. Las drogas usadas en este tratamiento pueden producir efectos secundarios.

POSIBLES COMPLICACIONES

Glaucoma.
Cataratas.
Pérdida parcial permanente de la visión.

PRONOSTICO

En general se puede conservar la visión mediante un tratamiento rápido.