Xeroftalmia

¿QUÉ ES?

Xeroftalmia procede del griego; significando "ojos secos".
Enfermedad autoinmune, relacionada con los reumatismos, en la que las glándulas secretoras lacrimales y salivares se ven afectadas, disminuyendo su producción.
Diez veces más frecuente en mujeres que en hombres.
Ocurre en el 10 a 15 % de pacientes de artritis reumatoide.
Cerca de la mitad de los afectados presentan artritis reumatoide.

CAUSAS

Una reacción de las defensas contra componentes del propio organismo, como en el resto de enfermedades reumáticas, en este caso las glándulas secretoras de lágrimas y saliva.
La causa última de este autoataque es desconocida.

SINTOMAS

Los síntomas definitorios son:

Xeroftalmia o queratoconjuntivitis sicca; sequedad de los ojos por ausencia de lágrimas.
Esta produce sensación de quemazón y de cuerpo extraño,
picor,
enturbiamiento de la visión,
legañas y
enrojecimiento conjuntival.
Xerostomía, o sequedad de la boca, por espesamiento y falta de saliva.
Provoca dificultades para tragar alimentos sólidos,
pérdida del sentido del gusto,
caries generalizadas y rápidamente progresivas,
lengua enrojecida y lisa,
pueden aparecer rágades (grietas en los ángulos de la boca).
Artritis, inflamación de las articulaciones, crónica, indistinguible de la artritis reumatoide, afecta inicialmente a las pequeñas articulaciones de las manos de forma simétrica, posteriormente puede afectar a cualquier articulación.

La sequedad puede afectar a otras mucosas como las respiratoria o vaginal, e incluso a la piel.
Pueden aparecer otros síntomas relacionados con la autoinmunidad que provoca la enfermedad.
Puede asociarse, aunque infrecuentemente, a otras enfermedades reumáticas, como el lupus eritematoso sistémico, polimiositis, esclerodermia, etc.
Puede producirse una proliferación de linfocitos (céñulas blancas de la sangre especializadas en la defensa) que recuerda a un cáncer de sangre, sin llegar a serlo.

FACTORES DE RIESGO

Sexo femenino.
Antecedentes familiares de enfermedades reumáticas.

PREVENCION

No se conoce.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

El diagnóstico se produce cuando están presentes dos de los tres síntomas clásicos (Xeroftálmia, Xerostomía y Artritis).
Para determinar la ausencia de lacrimación, se realiza la prueba de Schirmer, poniendo un papel secante colgando del párpado inferior.
Se realizarán análisis de sangre, y radiografías de las articulaciones afectadas.
A veces será preciso realizar biopsias de las glándulas afectadas.

Medidas Generales
Lágrimas artificiales para proteger los ojos.
Se pueden emplear enjuagues de gelatinas o glicerina para aliviar la sequedad de la boca.
Cuidados dentales contínuos.
Calor local en las articulaciones afectadas.
Ayudas para sobrevenir las deformidades articulares (ojaleras para pasar los botones, pinzas de mango largo para coger objetos del suelo, bastones,...).

Medicación
Para la artritis se emplearán los medicamentos habituales; antiinflamatorios no esteroideos y tandas cortas de corticoides si es preciso.
No hay tratamiento para la afectación glandular, ya que los corticoides reducen la inflamación, pero no recuperan la secrección.
La irradiación local de las glándulas inflamadas está contraindicada.

Actividad
Procurarán mantener una vida lo más activa posible, ejercitando las articulaciones afectadas por la artrosis lo más posible, para retrasar su deformación.

POSIBLES COMPLICACIONES

Pueden aparecer problemas en la coagulación sanguínea.
Puede afectar a los vasos sanguíneos.
Pueden aparecer cánceres linfáticos.

PRONOSTICO

Incurable.
Los cuidados adecuados pueden retrasar la incapacidad relacionada con esta enfermedad.