SOPA ANTIGRASA

Sopa antigrasa

SOPA ANTIGRASA

No hay pecado comprobado para la dieta de la sopa, y hasta hoy sale airosa de entre un ramillete más o menos grande de regímenes que se practican para reducir drásticamente de peso. Se ha dicho que es diurética, lo que significa que hace perder sólo líquido que en un dos por tres puede recuperarse. Pero sus defensores señalan que es en realidad un caldo metabólico energético que hace que el cuerpo, gracias a los ingredientes que contienen mucho potasio y magnesio, gasta más energía, quemando más grasa de lo acostumbrado.

Como toda dieta, ésta tiene principio y fin: no más allá de los siete días indicados, porque su deficiencia en proteínas puede dar origen a desequilibrios vitamínicos, desnutrición proteica y pérdida de masa muscular. El sistema inmunológico, además, podría verse alterado si el régimen se prolonga en el tiempo.

No pueden hacer esta dieta los adolescentes, las embarazadas, las mujeres que amamantan, quienes sufren alguna patología crónica y las personas que realizan mucho ejercicio físico.

Con esta dieta se puede saciar el hambre cuantas veces se quiera.

Se elabora con:

* 6 cebollas grandes
* 1 repollo
* 2 pimientos verdes
* 6 tomates medianos
* 1 ramo de apio

Se salpimienta a gusto y, si se desea darle más sabor, se le puede agregar un caluga de caldo de pollo.

Cómo se prepara:

Se cortan las verduras y se ponen a hervir. Luego, se pasa todo por la juguera. Y lista para tomar.

Indicaciones:

Día 1: Se come toda la sopa y fruta que quiera, excepto plátanos
Día 2: Toda la sopa y las verduras que quiera
Día 3: Toda la sopa, frutas y verduras que quiera
Día 4: Sopa, 3 plátanos y todos los vasos de leche descremada que desee
Día 5: Sopa, de 125 a 250 gramos de carne de vaca y hasta 6 tomates frescos
Día 6: Sopa, carne y verduras en la cantidad que quiera
Día 7: Sopa, arroz integral, verduras y zumos de frutas

¿A quién le sirve?
A todas las personas que han acumulado entre cuatro y cinco kilos por comidas sociales o de negocios. Es ideal también para períodos posfestividades o posvacacionales.

Considere que:
No debe realizar esta dieta durante más de siete días sin control médico. Si quiere obtener óptimos resultados, evite el pan y las bebidas gaseosas, incluso las light. Si observa que después de varios días con esta dieta sus heces cambian, deberá tomar algún suplemento de fibra o una taza de cereales en el desayuno como complemento para favorecer el tránsito intestinal. Pero tiene que suprimir los complementos vitamínicos.